El PA pide declarar Hijo Predilecto al diputado republicano Fernando Coca

Médico y amigo personal de Azaña y Marañón, el único diputado que hasta ahora ha dado el pueblo fue también influyente médico, y tuvo un perfil humanista y transversal 

FernandoCocaGonzalezSaavedra01

El Partido Andalucista de Mairena del Alcor llevará a pleno el próximo martes día 9 una moción solicitando el inicio de expediente administrativo para nombrar a Fernando Coca y González de Saavedra Hijo Predilecto de la localidad a título póstumo. La iniciativa, debatida en Comisión Informativa el pasado jueves 4 de abril, fue respaldada por unanimidad por los cuatro grupos políticos representados en el Consistorio (IU, PP y PSOE además del PA), por lo que el único Diputado en las Cortes Españolas que hasta el momento ha dado la ciudad contará en breve con tan alta distinción.

     FernandoCocaGonzalezSaavedra04Fernando Coca fue un destacado médico nacido en la calle Real mairenera el 8 de febrero de 1883, que falleció en Madrid el 5 de marzo de 1935. Entre ambas fechas, y a pesar de un periplo vital de tan sólo 52 años, desarrolló una rica trayectoria parangonadle a la de los grandes humanistas. Ante todo fue un médico comprometido y de vanguardia, vocación que lo indujo a publicar innumerables artículos en la prensa y revistas especializadas de la época, e incluso a fundar la suya propia, “Medicina Ibérica”, que pretendió convertir en el catalizador de la aportación española a tan importante ciencia.

     Fue su enorme compromiso con la medicina y el deseo de trabajar y promover su acción en beneficio de la sociedad lo que lo arrastraría a la política, llegando a ser diputado en la Cortes Republicanas entre el 20 de julio de 1931 y el 9 de octubre de 1933 por las siglas del Partido Acción Republicana (PAN). Así queda acreditado en el registro histórico de la cámara baja española. Si bien con anterioridad ya había ostentado el cargo de Teniente Alcalde en el Ayuntamiento capitalino, y la dirección de diversas encomiendas relacionadas siempre con la sanidad.

     FernandoCocaGonzalezSaavedra03Fue el suyo un perfil marcadamente humanista, transversal y dialogante, reivindicación que quiere aprovechar ahora el PA mairenero para convertirlo en referente de la acción política por su ejemplaridad, entendiéndolo necesario por la dureza de las circunstancias y la radicalidad de los discursos. Camino divergente al caso de Fernando Coca, que tuvo una estrecha vinculación con casi todos los grandes nombres de la vida política, cultural y médica de su momento, desde Manuel Azaña a Gregorio Marañón, con quien le sorprendería la muerte jugando una partida de media tarde en uno de los emblemáticos cafés del Madrid del primer tercio del siglo XX.

     Fernando Coca ya había sido advertido por amigos y compañeros galenos del riesgo que le perseguía en orden a la azarosa vida que llevaba. Sin embargo, ello no socavó ni un ápice su voluntad de entrega. A su marcha de este mundo dejó esposa y dos hijas, además del incomparable honor de poseer el galardón de Legión de Honor de la República Francesa, y haber sido el primer español con plaza en la Royal Sanitary de Londres.

     FernandoCocaGonzalezSaavedra02Tampoco en su pueblo natal le flaquearon los reconocimientos, ya que durante un tiempo la actual plaza Antonio Mairena llevó su nombre, aunque esta placa desaparecería tras la contienda nacional, cayendo en el más profundo olvido hasta que hace unos años se propusieron su recuperación desde la página web local www.mairenawiki.es, una iniciativa respaldada ahora por el Partido Andalucista en el plano político, que “culminará en un acto de merecida justicia, dando a conocer a la población, y en especial a las generaciones futuras el ejemplo de tolerancia, comprensión y cooperación en beneficio de la sociedad que su persona ejemplifica”, indicó el portavoz del PA en el pleno municipal, José Manuel Cejudo.

     El edil andalucista explicó asimismo que la aprobación conlleva la rotulación de una calle con su nombre, y la promoción de publicaciones e iniciativas “que den a conocer y nos haga identificarnos y enorgullecernos de su figura“. Que paradójicamente discurrió en la memoria colectiva mairenera por la calle del olvido, al contrario que su hermano, el sacerdote Juan María Coca, que fusilado en Lora del Río durante la Guerra Civil española, siempre tuvo calle en la localidad. Algo que para Cejudo “ilustra el triste camino de división, incluso entre familias, que significó aquella confrontación fratricida, cuyas lecciones no debemos olvidar”, concluyó el portavoz del PA de Mairena del Alcor.

Deja un comentario